¡Nuevo!

Data Center: el alma del Hospital

Centro de Datos

Cuando hablamos de sistemas de gestión hospitalaria informatizada, no nos cansamos de repetir que debe prevalecer el paciente, su seguridad y el respeto a su privacidad. El flujo de datos debe ser codificado y encriptado, debemos contar con medios informáticos apropiados y adaptados que además requieren formación del personal (sanitario o no) en seguridad informática para minimizar fallos de seguridad, que tienen en origen un error humano.

Aun suponiendo que consigamos un equipo profesional entrenado para trabajar en entornos digitalizados, como el que han logrado en el Centro Hospitalario de Annecy, nos queda todavía la duda de si los datos estarán almacenados de forma segura y de si serán accesibles en todo momento. Ahí juega un papel clave la elección sobre la parte más oculta y a la vez más importante de un hospital moderno, los Data Center.

Los centros de datos han dejado de estar en los sótanos, además de ser parte esencial del trabajo administrativo tienen un papel central en la atención clínica. Por lo tanto las redes sanitarias de un hospital actual deben soportar desde cuestiones de contabilidad y gestión hasta sistemas de telecirugía y transmisión de datos a otros centros. Volvemos a recordar los cuatro aspectos claves que deberán cuidar los Data Center:

Dado que desconocemos las necesidades futuras deberíamos escoger un espacio donde tengamos flexibilidad y en un momento dado, aumentar la capacidad (escalar) sin problemas.

Otro concepto fundamental es la redundancia o duplicidad, los datos deben estar respaldados y garantizar que si el sistema principal falla podremos seguir trabajando. Esto último hace referencia a la fiabilidad del sistema y se valora con la Escala TIER que para un sistema sanitario debería estar en un nivel 3 o 4 y como ya hemos analizado, supone un uptime del 99,99% o lo que es lo mismo, un fallo de unas pocas horas por año. Todo ello encaminado a facilitar la recuperación de desastres.

Otra manera de conseguir fiabilidad a menor precio es que cada hospital disponga de un pequeño centro de datos, suficiente para su funcionamiento básico, y en un segundo nivel tengamos un Data Center remoto para varios centros que gestione las aplicaciones menos críticas pero tenga capacidad para soportarlas cuando el centro de datos local falle en algún hospital. Con este sistema logramos una mayor fiabilidad con una menor redundancia y podemos sacar partido de los data center antiguos que podrían servir como segunda copia de seguridad. Las conexiones actuales permiten ejecutar procesos muy exigentes de forma remota y esto nos ahorrará problemas de espacio donde realmente se necesita para otras actividades.

Por tanto debemos hacernos unas cuantas preguntas antes de instalar el centro de datos, más allá del sistema informático o los datos puramente técnicos que no vamos a entrar a valorar:

  • ¿Tenemos suficiente energía? la necesaria proximidad a una subestación eléctrica bien mantenida puede ser bastante limitante, sobre todo si tenemos en cuenta que nos conviene estar en una zona un poco apartada de la industria pesada que pueda causar altibajos en el suministro.

  • ¿Podemos hacer que la información llegue allí? necesitaremos una conexión de fibra óptica bastante rápida y a ser posible separada de las conexiones habituales por temas de seguridad y privacidad.

  • ¿Tenemos espacio suficiente? no sólo para los requerimientos actuales si no también para acoger las instalaciones necesarias en un futuro y los sistemas de seguridad

  • ¿Tenemos buenos vecinos? la prevención de riesgos es fundamental, tendremos que identificar posibles riesgos (vías de tren, zonas anegables, industrias peligrosas...)

  • ¿Hay suministro de agua suficiente? las torres de refrigeración suelen necesitar cantidades importantes de agua para funcionar y tendremos que garantizar el suministro con reservas de algún tipo

En definitiva, montar un Data Center para un sistema sanitario no es algo sencillo de abordar y requiere un trabajo de planificación importante tanto desde la dirección del centro como desde las administraciones. En algunas Comunidades Autónomas son empresas públicas las que se encargan de manejar los centros de proceso de datos de toda la administración.

Espero que con este artículo cada vez que abráis el sistema de Historia Clínica Informatizada de vuestra consulta os venga a la cabeza las preguntas: ¿A dónde irán estos datos? ¿Están seguros los datos de mis pacientes?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Siéntete libre de expresar tus opiniones pero muestra respeto por los demás y por nuestra politica de contenido.