Header Ads

Holotron, un exotraje robótico que podría transformar la cirugía robótica

 
En la década de los noventa, la Realidad Virtual se encontraba con limitaciones debidas a la capacidad de procesamiento de las tarjetas gráficas y a la resolución de las pantallas. Con la aparición de gráficos impresionantes y sonido 3D la Realidad Virtual ya no tiene problemas en crear una experiencia inmersiva, al menos en el aspecto audio-visual.

Sin embargo, los mundos virtuales no son todavía tan convincentes como podrían serlo y la falta de otros sentidos, sobe todo el tacto, es un elemento crucial en avanzar la forma en la que interactuamos con la Realidad Virtual. Nuestros ojos pueden contarnos una historia, pero necesitamos palparla para que sea completa.

En cirugía robótica, desde la introducción de los primeros sistemas en 1985 se han centrado en las mejoras de la respuesta motora de los brazos articulados. Más adelante, la innovación se centró en optimizar la imagen transmitida por el robot para mostrar al operador-cirujano una imagen realista del campo quirúrgico.

En los últimos años, la investigación sobre la respuesta háptica en la cirugía robótica, centra buena parte de los esfuerzos para el desarrollo de las nuevas generaciones de robots quirúrgicos.
Por ahora, los sistemas de respuesta háptica utilizaban un único tipo de respuesta, lo que los aleja claramente del tipo de respuesta realista que se busca lograr. Una de las razones principales es que nuestra sensación de "tacto" está construida sobre la respuesta múltiple de varios tipos de receptores tanto en la piel como en los músculos que se activan de forma simultánea para darnos una sensación de tacto "realista", si podemos decirlo así.

Nuevos estudios sugieren que una respuesta háptica que se apoye en varias señales diferentes mejora la precisión de la cirugía[1], causando probablemente menos lesiones por exceso de fuerza y una mejor sensación para el operador-cirujano, durante el procedimiento.



Holotron nace con el afán de llevar la propiocepción a los mundos virtuales. Se trata de un exoesqueleto que transmite al usuario las sensaciones de lo que ocurre en el mundo virtual en el que se encuentra inmerso, mediante una respuesta mecánica que reproduce nuestra sensación de propiocepción.

Aunque todavía es pronto para saber cómo puede integrarse este tipo de tecnología con dispositivos como el DaVinci, podemos imaginar que la cirugía robótica del mañana incluirá algún tipo de respuesta háptica multi-modal en la que se integre no solo el tacto, si no también la propiocepción mediante algún tipo de exoesqueleto.

Los creadores de Holotron piensan que podrían desarrollar esta tecnología e integrarla en robots de telepresencia que permitirían no solo al cirujano, si no también a cualquiera de nosotros "teletransportarnos" físicamente mientras recibimos no solo una imagen en tiempo real, si no también sensaciones.



No hay comentarios

Siéntete libre de expresar tus opiniones pero muestra respeto por los demás y por nuestra politica de contenido.

Con la tecnología de Blogger.