Fuga de Fonendos

Fuga de Fonendos

1 comentarios


fugadefonendos

En España hemos pasado de 28 a 40 facultades de Medicina en apenas 6 años (lo que tarda un médico en formarse), asimismo el porcentaje de facultades privadas ha ascendido del 7 al 22% en este tiempo. Si se cumplen todos los proyectos iniciados, en los próximos años podrían ser 45 facultades. Así, España supera con creces las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud en cuanto a facultades y estudiantes de Medicina por habitante.

Al final, haciendo la cuenta de “los que entran por los que salen”, resulta que para 2025 tendremos 30.000 médicos más de los que necesitamos. Además de cada 7 titulados en Medicina, uno no podrá acceder a plaza de formación MIR; una magnífica forma de aumentar las tasas de paro y tirar a la basura los 200.000€ que supone formar a un estudiante de Medicina. Por consiguiente la salida profesional para muchos de estos médicos estará en salir para aumentar eso que alguna lúcida mente dio a llamar “movilidad exterior”.

Al movimiento migratorio de médicos en busca de empleo el CEEM ha tenido el acierto de buscarle un nombre mucho más ilustrativo, la “Fuga de Fonendos”. La campaña online viene acompañada de una buena cantidad de documentación, un vídeo explicativo y un hashtag que ha conseguido movilizar a estudiantes, médicos, medios de comunicación e incluso algún partido político.

DosisPedia, la farmacopea 2.0 para Pediatras

DosisPedia, la farmacopea 2.0 para Pediatras

0 comentarios


logotipo DosisApp

DosisPedia

por Aitor Guitarte


Calificación cinco estrellas4,5/5

Los que nos dedicamos a la Pediatría recibimos a diario alguna llamada de un colega (generalmente de cirugía, traumatología u ORL) preguntando por las dosis ajustadas por peso o edad de determinado fármaco. En estas situaciones acabas haciendo equilibrios para sujetar la calculadora, el Medimecum® y el teléfono al mismo tiempo. Y qué residente de Pediatría no se ha descubierto a si mismo buscando a horas intempestivas las dosis exactas de "ese" medicamento que hace dos años que no había usado.

Para alivio de todos vosotros os traigo DosisPedia:

Todo lo bueno de Pediamecum y tu calculadora juntos en una sola aplicación que puede sacarte de bastantes apuros. Contiene no solo las dosis habituales, si no también una calculadora integrada en cada principio activo, que permite el cálculo automático de dosis sólo con deslizar el dedo por la barra para ajustar el peso. Permite buscar por grupos de fármacos, por enfermedades y por medicamentos (también por nombres comerciales).


Por ponerle una pega, diría que falta la posibilidad de marcar, para un acceso en una sola pulsación, aquellos medicamentos que más usemos. Y si bien el número de fármacos disponibles es alto, se echan de menos los relacionados con los cuidados intensivos como la aminas vasoactivas o los sueros de manitol.

Una aplicación imprescindible y que podemos instalar de forma gratuita en dispositivos Apple y Android por igual, siendo bastante ligera (7,88 MB instalada) y de respuesta rápida.

descárgate la aplicación; gratuita.

Google ya tiene patente para sus lentes de contacto inteligentes

Google ya tiene patente para sus lentes de contacto inteligentes

2 comentarios




Tras el anuncio, hace un año, por parte de Google de su asociación con Novartis para fabricar y distribuir lentes de contacto que permitan monitorizar de forma continua parámetros como los niveles de glucosa, no habíamos tenido muchas más noticias. Pero el pasado 27 de marzo saltaba la noticia de que en los EE.UU. ha sido aprobada la patente de Google que le otorga autoría sobre la idea y y el proceso de fabricación de su modelo de lentilla inteligente.

Firman la solicitud, en nombre de Google el Dr. James Etzkorn (Endocrinólogo) y el ingeniero eletrónico Babak Amirparviz, este último estuvo implicado en el desarrollo de las Google Glass y abandonó la compañía del buscador para ocupar su actual puesto de vicepresidente en Amazon.

Las relaciones en un hospital, a través de la Historia Clínica Electrónica

Las relaciones en un hospital, a través de la Historia Clínica Electrónica

0 comentarios



A diario cientos, de trabajadores de un hospital acceden al sistema de Historia Clínica Electrónica para trabajar. En este proceso consultan datos sobre pacientes, solicitan pruebas complementarias e interconsultas, crean información y órdenes de tratamiento... en definitiva, interaccionan con los pacientes y entre si.

Resulta difícil imaginar qué tipo de interacciones se desarrollan a diario en un hospital y cómo estas relaciones profesionales se combinan para prestar una asistencia integrada, multidisciplinar. Para lograr mejorar este flujo de información se usan encuestas, protocolos e indicadores de calidad de lo más variado que siguen siendo difíciles de comprender e interpretar.

En las imágenes que acompañan al artículo podemos visualizar cómo se producen estas interacciones a través de la Historia Clínica Electrónica y entender el flujo de la información dentro del hospital. La de la izquierda representa las interacciones entre el personal del hospital (puntos de colores), aquellos más centrados y de mayor tamaño son los que más se relacionan a través de la HCE. En la derecha aparecen reflejadas las interacciones del personal del hospital con los registros de un único paciente, como en la previa los colores definen categoría profesional y en este caso la proximidad al centro indica el número de interacciones con la historia clínica.

La interpretación visual de datos en este campo está en una fase muy incipiente, y de hecho así lo concluyen los autores del estudio, que se publicó recientemente en JAMIA1. La aplicación de la teoría de grafos y el análisis de redes parecen una vía prometedora para la interpretación del Big Data en Sanidad

¿Existe la Brecha Digital en eSalud?

¿Existe la Brecha Digital en eSalud?

0 comentarios



Cerca de 3 mil millones de personas tienen acceso a Internet en la actualidad gracias al avance tecnológico y la disminución de costes. Se estima que cerca del 90% de adultos acceden a Internet para buscar información, y en el ámbito de la salud las cifras siguen creciendo. A pesar de esto, muchos usuarios siguen encontrándose con limitaciones a la hora de acceder a información relevante y fidedigna sobre salud. Este fenómeno es especialmente preocupante ante el creciente envejecimiento poblacional, ya que entre adultos mayores la alfabetización digital es todavía minoritaria. Así la población más susceptible a padecer enfermedades crónicas y discapacidad, es al mismo tiempo la más expuesta a la información inadecuada y potencialmente peligrosa para su salud.

¿Es real el analfabetismo tecnológico, existe la brecha digital entre generaciones?

Pese a ser adoptadores tardíos de las nuevas tecnologías, más de la mitad de los adultos mayores de 65 años usan Internet, y casi el 90% de los adultos entre 50 y 64 años. Estas cifras son todavía mayores en cuanto al uso de teléfonos móviles y uno de los usos principales es la búsqueda de información relevante de salud, sobre todo en cuanto a pronóstico, sintomatología y opciones de tratamiento

Un reciente estudio encontró que a pesar de sentirse capacitados para encontrar información sanitaria en Internet los adultos mayores encuestados reconocían no saber evaluar la veracidad de esta. Se vio además que las mujeres son casi tres veces más activas en el uso de la web 2.0 para la búsqueda de información médica, ya que buscarían también información sobre sus familiares.1


Otro dato que puede resultar sorprendente es que casi 4 de cada 10 adultos mayores usan redes sociales como Facebook o Twitter para compartir y buscar información sanitaria y sin diferencias significativas por edad. Y aunque sólo un 20% utiliza teléfonos móviles para acceder a Internet, creen que se trata de un buen medio para buscar información sanitaria pero para ello necesitarían más entrenamiento.

En definitiva, si bien el uso de las herramientas 2.0 puede disminuir con la edad, los hallazgos de este estudio sugieren que su uso para la búsqueda de información sanitaria podría estar creando puentes que cierren esa brecha que parecía extenderse hacia los pacientes de más de 50 años.