¿Existe la Brecha Digital en eSalud?

¿Existe la Brecha Digital en eSalud?

0 comentarios



Cerca de 3 mil millones de personas tienen acceso a Internet en la actualidad gracias al avance tecnológico y la disminución de costes. Se estima que cerca del 90% de adultos acceden a Internet para buscar información, y en el ámbito de la salud las cifras siguen creciendo. A pesar de esto, muchos usuarios siguen encontrándose con limitaciones a la hora de acceder a información relevante y fidedigna sobre salud. Este fenómeno es especialmente preocupante ante el creciente envejecimiento poblacional, ya que entre adultos mayores la alfabetización digital es todavía minoritaria. Así la población más susceptible a padecer enfermedades crónicas y discapacidad, es al mismo tiempo la más expuesta a la información inadecuada y potencialmente peligrosa para su salud.

¿Es real el analfabetismo tecnológico, existe la brecha digital entre generaciones?

Pese a ser adoptadores tardíos de las nuevas tecnologías, más de la mitad de los adultos mayores de 65 años usan Internet, y casi el 90% de los adultos entre 50 y 64 años. Estas cifras son todavía mayores en cuanto al uso de teléfonos móviles y uno de los usos principales es la búsqueda de información relevante de salud, sobre todo en cuanto a pronóstico, sintomatología y opciones de tratamiento

Un reciente estudio encontró que a pesar de sentirse capacitados para encontrar información sanitaria en Internet los adultos mayores encuestados reconocían no saber evaluar la veracidad de esta. Se vio además que las mujeres son casi tres veces más activas en el uso de la web 2.0 para la búsqueda de información médica, ya que buscarían también información sobre sus familiares.1


Otro dato que puede resultar sorprendente es que casi 4 de cada 10 adultos mayores usan redes sociales como Facebook o Twitter para compartir y buscar información sanitaria y sin diferencias significativas por edad. Y aunque sólo un 20% utiliza teléfonos móviles para acceder a Internet, creen que se trata de un buen medio para buscar información sanitaria pero para ello necesitarían más entrenamiento.

En definitiva, si bien el uso de las herramientas 2.0 puede disminuir con la edad, los hallazgos de este estudio sugieren que su uso para la búsqueda de información sanitaria podría estar creando puentes que cierren esa brecha que parecía extenderse hacia los pacientes de más de 50 años.

Transplante de médula, una app aliada en Pediatría.

Transplante de médula, una app aliada en Pediatría.

1 comentarios


APPTrasplantedemedula

Transplante de médula

por Aitor Guitarte

Nació como un cuento-guía para niños en la unidad de Onco-Hematología pediátrica del H. Niño Jesús, y gracias a la Fundación Atresmedia y el trabajo de la agencia Mr. Garamond se ha hecho aplicación móvil. El objetivo es proporcionar explicaciones sencillas que permitan a los niños que van a ser sometidos a un transplante de médula ósea qué es y cómo funciona el proceso.

Tiene tres secciones, la primera nos permite leer el cuento original Me van a hacer un transplante, con ilustraciones de Soledad Maestre. Una segunda pestaña nos lleva a una versión en vídeo de dicho cuento. Finalmente disponemos de tres juegos de la mano de Gametopia para dibujar, emular el clásico juego rompeladrillos Arkanoid mientras erradicamos virus usando una supermascarilla o ejercitar nuestra memoria recordado series de diferentes tipos de células

Una aplicación esencial para prescribir a los pacientes que se mueve en la delgada línea entre la jueguización y la divulgación sanitaria.

Monitores continuos de glucosa, el próximo salto en diabetes

Monitores continuos de glucosa, el próximo salto en diabetes

0 comentarios


pancreas artificial

Evitar las complicaciones derivadas de la diabetes depende en gran medida de controlar los niveles de glucosa en sangre. El método habitual para medir estos niveles y ajustar las dosis de insulina que necesita el paciente pasa por tomar una gota de sangre de la yema de los dedos mediante una pequeña punción con una lanceta, un método poco invasivo pero indudablemente molesto.

Desde hace años se ha intentado mejorar, tanto el diseño de las bombas de insulina como las capacidades de los glucómetros. El próximo reto está en conseguir una monitorización contínua de los niveles de glucosa de forma no invasiva permitiendo la creación de páncreas artificiales efectivos, sin necesidad de pinchazos contínuos.

En 2006 leímos por primera vez sobre un método que permitía estimar los niveles de glucosa en sangre usando la luz infrarroja cercana (NIR)[1]. Este método ha seguido desarrollándose gracias al equipo de Ken Yamakoshi y otro sinfín de investigadores. Recientemente la espectroscopia fotoacústica infrarroja ha demostrado ser fiable para la medición no invasiva de la glucosa en el líquido intersticial[2].

Existen también otras líneas de investigación, desde el año 2004 veníamos leyendo artículos sobre lentillas (o lentes de contacto)  para monitorizar la glucosa de forma contínua[3].  Finalmente, hace un año Google anunció que habían financiado las investigaciones de Brian Otis y Babak Parviz sobre este producto. Pocos meses después Google llegaba el acuerdo con Novartis para fabricar y distribuir en masa las lentillas.

Por último, siguiendo la moda de los tatuajes de monitorización que ya hemos tratado varias veces, en la University of California han construído una piel electróinca que aplicando pequeñas corrientes eléctricas mediante un proceso llamado iontoforesis reversa; extráe y analiza los niveles de glucosa en el líquido intersticial[4]. Por el momento no tiene capacidad para transmitir esos datos a distancia, algo que sí habría logrado Google con su lentilla usando radiofrecuencia.

Parece que el futuro de la tecnología wearable (o ponible) va más allá de gafas y relojes inteligentes. Existe todo un campo de investigación en marcha entorno a sensores ponibles[5] que nos permitirán monitorizar la salud y la enfermedad de forma contínua. ¿Será este el próximo hype tras la impresión 3D?

  1. K. Yamakoshi and Y. Yamakoshi. "Pulse glucometry: a new approach for noninvasive blood glucose measurement using instantaneous differential near-infrared spectrophotometry", J. Biomed. Opt. 11(5), 054028 (Oct 24, 2006).
  2. Miguel A. Pleitez, Tobias Lieblein, Alexander Bauer, Oto Hertzberg, Hermann von Lilienfeld-Toal  and  Werner Mäntele. “Windowless ultrasound photoacoustic cell for in vivo mid-IR spectroscopy of human epidermis: Low interference by changes of air pressure, temperature, and humidity caused by skin contact opens the possibility for a non-invasive monitoring of glucose in the interstitial fluid”, Review of Scientific Instruments, 84, 084901 (2013). 
  3. Ramachandram Badugu, Joseph R. Lakowicz and Chris D. Geddes. "Ophthalmic Glucose Monitoring Using Disposable Contact Lenses—A Review". Journal of Fluorescence, Vol. 14, No. 5, Sept 2004
  4. Amay J. Bandodkar, Wenzhao Jia, Ceren Yardımcı, Xuan Wang, Julian Ramirez, and Joseph Wang. “Tattoo-Based Noninvasive Glucose Monitoring: A Proof-of-Concept Study” Analytical Chemistry 2015 87 (1), 394-398.
  5. Amay J. Bandodkar, Joseph Wang. “Non-invasive wearable electrochemical sensors: a review”. Trends in Biotechnology, Volume 32, Issue 7, July 2014, Pages 363-371, ISSN 0167-7799.

¿Qué te haría feliz?

¿Qué te haría feliz?

0 comentarios


Una pantalla separa dos mundos cercanos. A un lado familiares y pacientes con cáncer, al otro gente corriente que no tiene ni idea de que las respuestas de los otros a la misma pregunta que acaban de contestar van a dejarles sin habla.

Otro de esos magníficos vídeos virales que vemos con relativa frecuencia en el ámbito de la oncología, pero que siguen conmoviendo como el primero.

Una entre 174 millones

Una entre 174 millones

0 comentarios


es la probabilidad de ser golpeado por un meteorito en cuyo trayecto hayas tenido la mala suerte de entrometerte.


Al menos según los cálculos realizados en 1997 por Christian Gritzner, del Centro Aeroespacial Alemán. Pero claro, las estadísticas están para cumplirse y la mala suerte quiso que el 30 de noviembre de 1954 Ann Elisabeth Hodges se convirtiera en el único caso bien documentado de un ser humano golpeado directamente por un meteorito que caía hacia la Tierra.

|+info: National Geographic