Header Ads

Así se ve el TDAH en una resonancia



Los trastornos por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) han estado sujetos desde hace mucho tiempo a polémicas. Hay todavía quien defiende posturas negacionistas, y no es raro encontrarse médicos que cuestionan el diagnóstico y la eficacia del tratamiento. Seguro que os suena la frase "todos los niños son movidos".

Todos podemos coincidir en que determinadas épocas y ambientes han usado al TDAH para culpabilizar a los niños de actuar como tales. Pero menospreciar la afectación que el TDAH supone para los pacientes que lo padecen es injusto, sus repercusiones sobre el aprendizaje, la vida laboral y la salud están más que demostradas. Por lo menos un 5% de los niños lo sufren y otras enfermedades pueden manifestarse de forma parecida al inicio.

Así que para zanjar debates, sería fundamental lograr un marcador que pueda identificar de forma objetiva a los pacientes con TDAH. Y si este marcador puede verse, parece que tiene aún más peso. De ahí la importancia de una reciente investigación que identifica una anomalía en la corteza prefrontal.
regiones de la coteza prefontal ventromedial afectadas, según síntomas señalados por los padres en entrevista (rojo), cuestionario (verde) y por el paciente (azul). El área amarilla, donde todo converge, serviría de marcador.

Ya conocían el retraso en la maduración cerebral, alteraciones en los ganglios de la base o el cerebelo. Es la primera vez que se relacionan los síntomas, con los hallazgos por imagen, permitiendo identificar un menor tamaño de la corteza prefrontal ventromedial en pacientes afectados. Además, parece este tamaño se podría relacionar con el paso del TDAH infantil al adulto.

Pero aún hay más. Siguiendo el mismo método, separaron a los pacientes en los dos grandes subtipos que se usan habitualmente TDAH tipo inatento o tipo hiperactivo/impulsivo. Y parece que las zonas del cerebro a las que afectan son diferentes, ya que los pacientes con un tipo hiperactivo/impulsivo tienen afectada principalmente otra zona en el giro temporal.

zonas del giro temporal, opérculo parietal y la ínsula posterior afectadas en el tipo hiperactivo/impulsivo

Queda mucho aún para entender los mecanismos que llevan al TDAH, así como a tantos otros trastornos neuro-psiquiátricos cuyas bases biológicas aún desconocemos. Pero existen tratamientos efectivos que se basan en una asistencia integral (educadores, familia, paciente) donde las estrategias conductuales tienen más peso que la medicación.

No hay comentarios

Siéntete libre de expresar tus opiniones pero muestra respeto por los demás y por nuestra politica de contenido.

Con la tecnología de Blogger.