ContenidosCategorías · BuscarColaboraCargando buscador...
{}






Más nuevos

¿La caca de gato cura el cáncer?

Toxoplasma_gondii

 

Habréis leído recientemente noticias más o menos confusas, con titulares magníficamente maquillados, para dar a enteder que efectivamente, los excrementos de gato podrían ser beneficiosos en la lucha contra el cáncer.

De patrañas anticientíficas para curar el cáncer de forma milagrosa ya hemos tenido bastante, y nada más lejos de nuestra intención el favorecer alguna de estas estafas dándole cabida en este espacio. Sin embargo, detrás de los titulares sensacionalistas sobre las cacas de gato existe un estudio serio, con una base científica fundada así que ¿Qué hay de cierto en esta noticia?

Bien, lo que está haciendo el equipo de Darmouth Medicine dirigido por David J. Bzik, es aprovechar las propiedades inmunogénicas del Toxoplasma gondii para estimular el sistema inmunológico del paciente. En definitiva han creado un mutante de T. gondii, llamado Cps  incapaz de reproducirse, de modo que infecta al paciente, estimula sus propias defensas sin producirle enfermedad y  con esto ayuda a que el propio organismo luche su batalla contra el cáncer. Todo esto se ha demostrado por ahora en ratones, pero los resultados son esperanzadores en neoplasias tipo melanoma, de ovario y de páncreas; en donde el tratamiento local con Cps ha logrado, por si solo, respuestas  satisfactorias.

toxoplasma ciclo

Os estaréis preguntando dónde encajan en todo esto las cacas de gato. Pues bien, resulta que el dichoso Toxoplasma, es un protozoo parásito cuyo hospedador definitivo es principalmente el gato, que a través de sus heces libera oocitos que contaminan el agua, las plantas y de forma indirecta a otros animales en donde nos incluímos. Y así, hilado y bien hilado podemos sacar un titular que además de sensacionalista se presete a interpretaciones más o menos repugnantes.

 

| fuenteshttp://cancer.dartmouth.edu/focus/Tgondii_cps.html y Barbara A. Fox, Kiah L. Sanders, Shan Chen, David J. Bzik, Targeting tumors with nonreplicating Toxoplasma gondii uracil auxotroph vaccines, Trends in Parasitology, Volumen29, Issue 9, September 2013, Pages 431-437, ISSN 1471-4922, http://dx.doi.org/10.1016/j.pt.2013.07.001.


Google+ Twitter Pin it! Linkedin share ­Deja tu comentario»»

Más nuevos

Los drones médicos intentan levantar el vuelo

Mientras en España todavía estamos pensando como regular legalmente el uso de drones (o vehículos aéreos no tripulados) tanto para actividades comerciales como para las lúdicas, en otros países el diseño y la aplicación práctica de los mismos ya está alcanzado el ámbito de la medicina, orientado sobre todo hacia las emergencias. Os dejo un par de ejemplos:

 

Smart Aid: los primeros auxilios voladores

El prototipo diseñado por Stefen Riegebauer en 2012, estudiante postgrado de Austria (país que ya tiene una regulación estricta sobre el uso de drones desde el 1 de enero de 2014) y llamado Smart Aid, consiste en un dron capaz de transportar un equipo de primeros auxilios completo, incluyendo un desfibrilador.

El sistema funcionaría así: desde un dispositivo móvil con una aplicación con localización mediante GPS, se envía una señal de socorro, que recibe el centro médico o de emergencias coordinador (que podría observar el accidente desde la cámara del móvil, algo muy útil para evitar llamadas falsas), y una vez confirmada la emergencia, el dron despega a toda prisa con su equipo para llegar rápidamente donde se le solicite. Algo con un potencial increíble para zonas rurales o aisladas donde una ambulancia tardaría en llegar. Incluso en zonas con una densidad de tráfico elevada podría ser útil, pero aún el vuelo en zonas urbanas de estos vehículos no tripulados podría ser peligroso.


El propio Riegebauer ha admitido que este sistema no sustituiría completamente las ambulancias, sino que sería un complemento muy útil para cosas como, por ejemplo, el manejo de paradas cardíacas en lugares remotos donde la ayuda tarde en llegar. Su idea fue finalista en el James Dyson Award.

 

Defi-copter: ¡desfibriladores paracaidistas!

Ideado por Definetz, una organización alemana sin ánimo de lucro dedicada a la prevención de muertes por paradas cardíacas, en colaboración con los fabricantes de drones Height Tech GmbH y la empresa suiza Schiller (especializada en manufacturación de desfibriladores), es un proyecto muy similar a Smart Aid, con la diferencia que sólo tiene como objetivo el envío de un desfibrilador allá donde se necesite.

Con una app que localiza al sujeto que solicita ayuda, el dron, que vuela a 70 km/h y tiene un radio de acción de 10 km, descarga el desfibrilador con un pequeño paracaídas a muy poca altura, evitando la necesidad de aterrizar.

Sin embargo, el dron requiere un piloto experto que lo dirija de forma remota según la ley germana, además de tener un coste de 26.000 euros por unidad. Hasta ahora, Definetz no ha dejado claro el futuro de este prototipo.

           

En cualquier caso, son ideas estupendas que probablemente, tarde o temprano, veamos convertidas en realidad. Algo necesario, ya que sólo en Alemania mueren 100.000 personas al año debido a paradas cardiorrespiratorias.

     

Google+ Twitter Pin it! Linkedin share ­Deja tu comentario»»

Más nuevos

El peligro de malinterpretar resultados estadísticos

Existen dos graves peligros de ser un ignorante en bioestadística y epidemiología. Uno de ellos es fallar un gran número de preguntas en el examen MIR. Otro, es malinterpretar los datos que nos proporcionan los estudios que continuamente salen a la luz y son los pilares fundamentales de la Medicina en general y la Medicina Preventiva en particular, siempre basada en la evidencia.


Escribo esta entrada en el blog para recordar la importancia de este tema, ya que de vez en cuando podemos despistarnos y olvidarnos que una actitud crítica, ''científica'', debe tenerse presente siempre que leamos y estudiemos nuevos estudios que encontremos, ya que todo el mundo tiene alcance a ellos hoy en día gracias a internet y en caso de fallar a la hora de interpretar la información, esta malinterpretación puede extenderse enormemente, muchas veces por ignorancia bienintencionada (la malintencionada se la dejo a charlatanes que suelen lucrarse gracias a ella).

Usaré un ejemplo reciente para ilustrar este asunto. Un estudio publicado en febrero de este año en el portal científico PLoS ONE, y que se ha compartido en las redes sociales de forma extensa, sobre la influencia en la salud de dietas vegetarianas, llegó a mis manos hace un tiempo a través de Twitter, retuiteado por Javier Peláez (@Irreductible), el cual también escribió una entrada en su blog sobre el mismo (ya estáis tardando en seguirle y echarle un vistazo a Naukas, uno de los mejores portales de divulgación científica en castellano de la red).

Resumiendo los resultados del artículo en las páginas webs de divulgación que se hicieron eco: "Los vegetarianos tienen más cáncer, alergias y problemas mentales". Las reacciones no se hicieron esperar:





Ciertamente, los resultados son llamativos. Con respecto a los problemas mentales, los investigadores agrupaban problemas de ansiedad y depresión (alguno que conozco definiría el abandono del jamón serrano como problema mental en sí, aunque no trata de esto el asunto). Pero... ¿cáncer? ¿alergias?. Saltan las alarmas. Los vegetarianos son acusados de dañarse gravemente la salud. Efectivamente, algunas dietas extremas pueden ser peligrosas (como las veganas estrictas), pero muchos vegetarianos intentan tener una completa ingesta de nutrientes esenciales, ya sea de una forma u otra. Antes de sacar conclusiones, deberíamos leer el estudio con detenimiento.

Los investigadores usaron 4 grupos o variables independientes, donde repartieron a los sujetos investigados según su dieta: vegetarianos (tanto veganos como vegetarianos que toman leche y huevos), dietas carnívoras con muchas frutas y vegetales, dietas carnívoras pero con poca cantidad de carne, y dietas carnívoras ''puras''. Se ajustó por edad, sexo y estatus socio-económico para evitar posibles factores de confusión, y mediante entrevistas con cuestionarios, se recogieron los datos. Por último, el análisis estadístico se hizo buscando relación con condiones crónicas de salud (18 en total) como alergias, cáncer, trastornos mentales, osteoporosis, hipertensión, etc etc:

Lo que primero llama la atención, es el diseño del estudio. Antes que nada, me gustaría recordar los diferentes tipos de diseño de estudios (enfocados a temas de salud). Hay 2 grandes grupos, los estudios experimentales, donde se aleatoriza a los sujetos y el investigador asigna la exposición a estudiar frente a otra cosa (placebo o un fármaco cuya eficacia está comprobada frente a uno nuevo experimental), por ejemplo, los ensayos clínicos donde le damos una pastilla al voluntario a ver qué pasa, ensayos de campo, ensayos comunitarios o estudios cuasi-experimentales (en este caso no hay aleatorización). Son los diseños más robustos,  que proporcionan una evidencia más fuerte, gracias al enmascaramiento doble-ciego y la aleatorización.

El otro grupo, es el de los estudios no experimentales u observacionales. Es decir, no hay asignación de la exposición por parte del investigador, el cual se limita a recoger laboriosamente datos que le proporcionan los sujetos (mediante entrevistas, cuestionarios, etc) para luego sacar conclusiones tras un análisis estadístico o una simple descripción correlacionando los datos. Por un lado, los estudios analíticos, que engloban cohortes y casos y controles (prospectivos y retrospectivos, se analiza los datos y su relación frente a una exposición que hayan tenido o que vayan a tener frente a algo, generalmente a lo largo de un tiempo determinado). Y por otro lado, los estudios descriptivos, que incluyen estudios transversales y ecológicos (preguntan ahora mismo algo a todos los sujetos a ver qué dicen, y el investigador toma nota, en diferentes escalas según el número de participantes). Los estudios descriptivos son mucho más débiles y con un diseño más deficiente que los analíticos, por motivos obvios.

En nuestro caso, hablamos de un estudio transversal. Partiendo de la crítica al diseño en cuanto a la selección de los participantes del estudio y la forma de agruparlos (los autores contaron veganos, vegetarianos que comen carne, leche y huevo en un mismo grupo debido a su pequeño número), los investigadores han recogido información de gente sobre sus hábitos dietéticos y su estado de salud, en un momento determinado, sin un seguimiento temporal. Esta clase de estudios son útiles, sobre todo, para describir prevalencias, lo cual puede dar pistas para iniciar una investigación más exhaustiva. Pero prevalencia no implica ''aparición'' o incidencia de algo, ni puede relacionarse con otra variable de forma causal ya que no se ha descrito una secuencia temporal al respecto. En cualquier estudio, la causalidad se basa fundamentalmente en esta secuencia temporal (¿os suena  que la causa siempre va antes que el efecto? pues eso) ¡Los mismos autores lo mencionan en las conclusiones!

 limitations of our results are due to the fact that the survey was based on cross-sectional data. Therefore, no statements can be made whether the poorer health in vegetarians in our study is caused by their dietary habit or if they consume this form of diet due to their poorer health status"

O lo que es lo mismo: los investigadores no podrían decir si los enfermos de cáncer siguen una dieta vegetariana DESPUÉS de habérsele diagnosticado el cáncer, o viceversa. De hecho, suena más plausible que sea lo primero, ya que tal vez los enfermos de cáncer asocien la dieta vegetariana a un estilo de vida más ''saludable'', y por ello decidan abandonar la carne. En cualquier caso, no podemos saberlo. Si en vez de un estudio transversal, hubiese sido longitudinal, con un seguimiento temporal con, por ejemplo, 4 cohortes con diferentes hábitos dietéticos, durante un tiempo (por ejemplo, 10 años), podríamos sacar alguna conclusión más consistente y palpable.

Para rematar la faena, en la tabla que os pongo arriba, en la letra pequeña, nos dicen que han hecho el análisis estadístico con el test de la Ji-cuadrado, teniendo distintas variables categóricas o dicotómicas tanto en las variables independientes como en las dependientes (sumando ambas, alrededor de 20), cuando una regresión logística hubiese sido mucho más acertado en este caso. Es decir, que abre una  posibilidad real que implique que las famosas "p" de significación estadística que sustentan las afirmaciones que los vegetarianos están más enfermos tal vez también estén mal calculadas, y por tanto, no tengan valor, ya que podría existir algún sesgo por mala especificación.

En definitiva, si bien estos resultados podrían usarse para describir una mayor presencia de enfermedades en personas con hábitos vegetarianos (si es que el análisis estadístico no es un desastre), habría que ir más allá e investigar una posible relación causal, si la hubiese. Cosa que no se ha hecho en este estudio, y que mucha gente ha dado por sentado erróneamente. Además, no he hablado de los posibles sesgos, que merecería una entrada aparte en el blog. Este estudio no demuestra nada, ni que la dieta vegetariana sea más perjudicial o más sana. Ni una cosa ni la otra (por si algún amante de los animales me está leyendo y ya esté sacando otras conclusiones nuevamente equivocadas de cómo interpretar estos resultados)

Hay muchos más ejemplos de estudios mal realizados como en este caso, no es algo aislado. En algunas ocasiones, los estudios transversales y ecológicos pueden llegar a ser hasta divertidos (¿relación entre el consumo de chocolate por país y el número de premios Nobel? ¿en serio?). Si ya sumamos los conflictos de interés y la sombra de oscuros objetivos tras los estudios, la cosa alcanza niveles escandolosos: grandes empresas financiando estudios cuyos resultados, por descontado, van a dar resultados favorables a lo que estamos buscando. Y luego está esa irritante manía de publicar sólo los estudios que encuentran cosas estadísticamente significativas. Aunque no lo parezca, hay ingentes cantidades de estudios que no sacan resultados concluyentes de nada en muchas ocasiones, o peor, se ocultan resultados o directamente se manipulan. Pero claro, decir que ''no, la verdad es que no hemos llegado a ninguna conclusión sobre el tema que estudiábamos'' no queda tan bien en un titular de una publicación científica.

Aqui os dejo el link a una página muy interesante sobre este tema: Statistics Done Wrong, una guía completísima para aprender a identificar errores de cualquier tipo en toda clase de estudios.

Es precisamente esta auto-crítica la que hace al método científico tan eficaz: ser siempre escépticos, incluso con aquello que a primera vista no nos tendría que llevar a esa duda, que a veces es tan sana. Obviamente, cuando esto se repite muchas veces, por muchas personas diferentes, y se ha comprobado y revisado hasta la saciedad, podemos decir que tenemos algo sólido sobre lo que sentarnos, no hacerlo sería un error igualmente grave. Estoy acordándome ahora mismo de los famosos grupos anti-vacunas, que llevan la duda al extremo, incapaces de ver los beneficios de la vacunación debido a un miedo infundado, basado en un único estudio ya retirado e invalidado hace años.

Para terminar, os dejo un simpático ejemplo de lo que hablo, sacado de la portada y primera página de un número de la revista Natural Geographic en 2004.



"¿Estaba Darwin equivocado? NO. La evidencia de la evolución es abrumadora"


Google+ Twitter Pin it! Linkedin share ­Deja tu comentario»»

Más nuevos

El último paso de la pierna biónica

Hugh Herr es el director del grupo de investigación en Biomecatrónica del MIT, en donde lideran el desarrollo de un nuevo tipo de prótesis inteligentes biohíbridas (que combinan elementos orgánicos e inorgánicos). El objetivo de sus estudios no es ya reemplazar la función de una parte dañada del cuerpo humano, están convencidos de que en pocos años pueden lograr mejorar las capacidades naturales. El propio Hugh Herr camina sobre dos prótesis fabricadas en su laboratorio, que le permiten incluso practicar uno de sus deportes favoritos, la escalada.

Atentos a los últimos minutos de la charla, cuando aparece Adrianne Haslet-Davis, una bailarina que tras perder una pierna en los atentados del maratón de Boston y 200 días de rehabilitación, vuelve al escenario para demostrar la versatilidad de la BiOM

| TED talk


Google+ Twitter Pin it! Linkedin share ­Deja tu comentario»»

Más nuevos

Malaria MISSION, pica tú a los mosquitos

En 2012, la malaria mató alrededor de 627.000 personas, la gran mayoría de ellos eran niños africanos, pero hay que recordar que la malaria también es prevalente en América, sobre todo entre nuestros hermanos latinoamericanos, ya que las zonas ecuatoriales son hábitats ideales para los mosquitos, además del sudeste asiático. Tal es así, que el mosquito Anopheles continúa a día de hoy siendo el animal más letal para el ser humano. Se ha avanzado bastante en su tratamiento y prevención en las últimas décadas, pero estas siguen siendo unas cifras demasiado altas, y las víctimas demasiado jóvenes. Es hora de pasar a la contraofensiva. Es hora de picarles a ellos.

Con esta idea nace Malaria MISSION, un proyecto que sale desde la Universidad de Navarra, en España, de mano de Carlos Chaccour y su equipo: hacer nuestra sangre letal para los mosquitos, mediante un fármaco antiparasitario usado desde hace tiempo para tratar la ceguera de los ríos. Simple, ¿verdad? Las siglas MISSION significan Modified Slow-Release Silicone Implant for Out-door biting and Non conventional malaria vectors, (implantes modificados de silicona de liberación lenta para picaduras al aire libre y vectores no convencionales de malaria). Es decir, se trata de un implante con forma de varilla de silicona con un núcleo que contiene el fármaco, la ivermectina, seguro para humanos pero letal para los mosquitos.


Al morir los mosquitos que pican, que son los vectores de la enfermedad, se corta la cadena de transmisión y la enfermedad se extiende muchísimo menos. Sólo mataría a los mosquitos que piquen a los humanos (no os preocupéis por una extinción masiva de mosquitos Anopheles), lo cual lo hace más selectivo y eficaz, ya que los insecticidas actuales sí afectan a otras especies de insectos y para colmo, los mosquitos han desarrollado resistencias que los hacen inútiles ahora. Malaria MISSION podría cambiar eso. De ahí su lema Bite them back, pícales tú a ellos.

El equipo de investigación de Malaria MISSION ha lanzado una campaña de crowdfunding para financiar su proyecto con al menos 20.000 dólares durante el próximo año, y seguir adelante con la investigación para conocer más acerca del uso de este fármaco (duración del efecto, estudios sobre los márgenes de seguridad del fármaco, ensayos de campo adicionales...). Por ahora han ido tirando con ahorros y donaciones de amigos y colegas, pero sigue sin ser suficiente. Necesitan más ayuda. Y ahí es donde, querido lector, puedes echar una mano. Os adjunto el link para la campaña de crowdfunding del proyecto. Se puede donar desde 1 dólar hasta 5.000. Incluso donando tan sólo 1 dólar ayudarás, ya que mejorará las estadísticas en la página de crowdfunding Indiegogo y favorecerá su promoción. La campaña estará disponible durante los próximos 30 días ¡Anímate!

Colabora con Malaria MISSION en Indiegogo (desde 1 USD)

¡Ayúdanos a combatir la malaria con tu aporte!
En caso de que no puedas ayudar económicamente,
te rogamos que al menos compartas y difundas a través de la red.
¡Pícales!

Google+ Twitter Pin it! Linkedin share ­Deja tu comentario»»

Más nuevos


Somos Medicina
Formatos
Publicidad
Acerca de | Preguntas Frecuentes | Funcionamiento | Colaborar | Contactar
Versión Móvil | Suscripción | Feed RSS | Por Correo | English
Cómo funciona / Anunciarse | Calidad / Compromiso

Recibe Somos Medicina en tu correo (un envío diario)

Copyright © Somos Medicina — Los contenidos se distribuyen bajo licencia Creative Commons.
Cada anotación tiene su página individual con enlace permanente.
Por favor utiliza ese enlace (la dirección web o URL) al hacer menciones a estos contenidos.
(En portada esos enlaces están en los títulos de las anotaciones y en el símbolo del pie de anotación)
Gracias a: las abreviaturas médicas