Trabajos vomitivos

Trabajos vomitivos

0 comentarios


Hay trabajos desagradables, unos más y otros menos. Y luego está, bueno, el "estudio de la aerosolización de las partículas víricas durante un vómito".

Grace Tung Thompson, una Doctora de la North Carolina State University, utiliza este robot que simula el vómito para estudiar cómo se difunde el Norovirus. Resulta que el vómito es una vía muy importante para la expansión de este virus, ya que se eliminan hasta 13000 partículas víricas en cada vómito y bastan 20 para producir la infección.

Al menos parece mejor que tener que estudiar los vómitos de personas infectadas.

Nike adapta sus zapatillas para pacientes con discapacidad, gracias a un adolescente con parálisis cerebral

Nike adapta sus zapatillas para pacientes con discapacidad, gracias a un adolescente con parálisis cerebral

0 comentarios




La historia empieza con Matthew Walzer, un adolescente afectado de parálisis cerebral, escribiendo una carta en el verano de 2012 a Nike. En esta carta contaba sus dificultades a la hora de anudarse las zapatillas y cómo esto le hacía sentirse dependiente e incluso avergonzado cuando eran sus amigos de clase quienes tenían que atarle los cordones. De la carta nació el hashtag #nikeletter, y desde Twitter llegó la respuesta de la empresa para trabajar con Matthew en unas zapatillas adaptadas.

El primer prototipo nació tras unos meses de trabajo con el equipo que crea diseños personalizados para los grandes atletas de élite en la NBA, los Juegos Olímpicos y primeros equipos de fútbol. Y tres años de trabajo después, hoy han puesto a la venta unidades limitadas de este modelo adaptado a personas con discapacidad motora.

Sea o no un ingenioso movimiento publicitario, lo cierto es que quienes conocemos a pacientes como Matthew sabemos de la importancia de cada pequeña victoria por la autonomía y es de agradecer que grandes empresas lo asimilen.

Tu teléfono sabe que estás deprimido

Tu teléfono sabe que estás deprimido

0 comentarios


depresión móvil

Por mucho que pongas tu sonrisa falsa, tu teléfono móvil sabe la verdad. La depresión puede detectarse gracias a los sensores de un teléfono monitorizando el número de minutos al día que se usa, las ubicaciones en las que has estado y otros parámetros.

Cuanto más tiempo y con mayor frecuencia utilizas tu móvil, más posibilidades de que estés deprimido. Según un estudio de la Northwestern University el uso medio de teléfono móvil es de 17 minutos para una persona sana  y de 68 para un individuo deprimido.

Pero no sólo esto, moverse poco de casa, tener unos horarios erráticos o poca variedad en los sitios que se visitan también fueron parámetros que aparecieron de forma significativamente asociados a la depresión.

Por si solos cada uno de estos parámetros no tiene mucho valor, pero uniéndolos todos, se puede detectar hasta el 87% de los individuos deprimidos con fiabilidad. Si bien el número de pacientes es pequeño, este estudio abre la puerta a seguir investigando en esta línea.

Además conociendo estos factores, pueden plantearse estrategias de tratamiento encaminadas a que los pacientes con depresión salgan de casa, conozcan nuevos lugares y se establezcan rutinas más firmes.

Tu corazón ahora en 4D

Tu corazón ahora en 4D

0 comentarios



Un nuevo sistema de GE permite visualizar el corazón en tres dimensiones y movimiento usando la ecografía. Las imágenes hablan por si mismas y quienes lo han probado cuentan que pueden verse incluso los torbellinos en la sangre creados por la presencia de trombos en las arterias.

Las imágenes de mayor calidad aportan más información y permiten ahorrar pruebas diagnósticas más agresivas. Usando un software llamado cSound logran procesar una cantidad de datos equivalente a reproducir todo el contenido de DVD en un segundo. Para ello han adaptado la tecnología que se usa en las ecografías fetales 4D.

La consulta médica del futuro está en tu casa

La consulta médica del futuro está en tu casa

0 comentarios


esalud en casa

No, no es que los centros de salud y hospitales vayan a desaparecer. Sin embargo en los próximos años necesitarán adaptarse a cambios tan importantes como lo ha sido la aparición de la Historia Clínica Electrónica.

La posibilidad de que los pacientes monitoricen su salud desde casa ya no es una utopía. La irrupción de gigantes tecnológicos en el mundo de la eSalud hará que en cuatro o cinco años sea habitual encontrarnos con pacientes que llevan un registro digital de  sus constantes vitales, actividad física o calorías ingeridas. Todo ello será posible gracias a los wearables, pero no solo la tecnología ponible va a tener un papel relevante en este campo.

El teléfono móvil como piedra angular de la monitorización sanitaria es ya un hecho. Es útil para pacientes que lo utilizan como herramienta para monitorizar su salud o agregar datos desde otros dispositivos; pero también para sanitarios que lo utilizan para acceder a estos datos, a registros médicos e incluso como herramienta diagnóstica acoplando periféricos como ecógrafos, otoscopios, estetoscopios o pulsioxímetros.

Todavía es pronto para hablar de un cambio radical, pero no cabe duda que la incorporación progresiva de estos dispositivos ya está sucediendo. Será cuestión de tiempo que los sanitarios nos veamos forzados a adoptarlos a nuestra actividad clínica y tal vez nos llevé unos cuantos años más convencer a quienes nos gestionan de la importancia de integrar todas estas herramientas en la asistencia que prestamos.