Contenidos Categorías · Buscar Colabora Cargando buscador...
{ }






Telemedicina en el Everest

carrusel_cronicos

El próximo 3 de septiembre sadrá de Madrid una expedición hacia el Everest compuesta por cuatro pacientes diabéticos, seleccionados a través de la red social médica Saluspot. A la cabeza, una vez más (y es que ya es la tercera edición) estará el alpinista Josu Feijoo, quien es también el primer astronauta diabético.

Entre los elegidos para aproximarse a la cima del mundo encontramos un albañil, una ama de casa, un geriatra y una bióloga. Todos ellos tienen en común su enfermedad y su afición por el senderismo, así como haber sido seleccionados de entre los más de 170 diabéticos tipo I que solicitaron participar en la expedición.

Quiero demostrarle a mi hijo que aunque tenga diabetes, puede conseguir lo que se proponga."

Documental Paciente 2.0 (1ª expedición diabéticos en el Everest)

Para ascender los 5350 metros que se eleva el campo base del Everest, además de la preparación física necesitarán el apoyo de personal sanitario. Haciendo uso de un servicio de Telemedicina para gestión de pacientes crónicos y de la propia red Saluspot. Para acceder a estas plataformas dispondrán de una tableta con la aplicación de gestión remota de pacientes desarrollada por Telefónica, así como un glucómetro que envía los datos a la misma de forma inalámbrica.

Por su parte, los médicos que seguirán la expedición revisrán a través de la herramienta los valores que se muestran de forma gráfica, pudiendo visualizar tendencias, gestionar la agenda del paciente, programar alertas y enviar mensajes con recomendaciones. De esta forma se crea una interacción constante entre médico y paciente que permite a ambos tomar decisiones de forma ágil e informada.


Google+ Twitter Pin it! Linkedin share ­Deja tu comentario»»


¿Vamos hacia un modelo único de Telemedicina?

slider3

Del mismo modo que existen diferentes modelos de Sanidad, la Telemedicina puede darse en diferentes formatos y dentro de la Industria Tecnológica nadie se decanta todavía por un ganador, ya que parece demasiado pronto para apostar a una sola carta. Aquí van algunas aproximaciones a la Telemedicina que se están desarrollando:

Plataforma web o sistemas móviles como ViVu o ClinicTalk, otorgan al paciente de forma cómoda, respuestas para sus consultas o dudas sobre salud. En el caso de la primera, se trata de una opción gratuita, que provee al profesional de una herramienta para crear su reputación online. En la segunda, por un precio prefijado el paciente puede consultar a cualquier hora del día con un especialista. Existen otras alternativas e incluso algunas ofrecen tarifa plana para consultar todas las dudas por unos 50€ al mes.

En este primer modelo encajan a la perfección especialidades como la Dermatología, las consultas de segunda opinión y dudas relacionadas con temas no urgentes. Además al tratarse de una comunicación asincrónica es una vía más cómoda para el profesional y permite establecer incluso un cierto vínculo médico-paciente.

La cabina médica tiene un estilo retro a la par que futurista. Existen dos compañías arraigadas en los EE.UU. que se dedican a diseñar este tipo de espacios en los que el paciente conecta con un médico online, que le entrevista y le instruye para que tome parte activa en su propia exploración usando instrumentos integrados en la cabina como termómetro, otoscopio o estetoscopio. Aquí cobra también especial relevancia la consulta médica no urgente, y como en la mayoría de los modelos de consulta médico paciente online triunfa la accesibilidad e inmediatez sobre la relación médico-paciente.


La consulta médica en la oficina de Farmacia es una de las últimas alternativas en unirse a este grupo y quizá una de las más interesantes para el paciente, ya que le permite en un mismo acto unir la atención sanitaria tradicional con la Telemedicina. Ofrecen consultas de enfermería telefónicas o por videollamada, visita médica con una tarifa prefijada y trato cara a cara con el farmacéutico para recibir asesoramiento sobre vacunaciones y medicación. Las pruebas comenzaron en 2011 y este tipo de Telemedicina se ha extendido por algunos estados de los EE.UU. en los que está permitida la prescripción de medicamentos por esta vía, tras realizar un diagnóstico a distancia.

Así, junto al modelo de Telemedicina inicial, en el que el paciente acude a un centro sanitario, para realizar una teleconsulta con un especialista ubicado en otro centro; están proliferando diferentes modelos de Telemedicina por los que apuestan no sólo empresas del sector tecnológico o sanitario, también grupos de inversión y compañías que nada tienen que ver con la Sanidad, pero quieren prestar sus establecimientos para ubicar este tipo de servicios (y de paso cobrar una comisión).

Por lo pronto, quizá sea prematuro plantearnos si hay alguno de estos modelos que vaya a imponerse sobre el otro, dado que ni siquiera han aparecido todavía en nuestro entorno. Pero más allá de esto,  queda patente que el modelo tradicional de consulta médica está rodeándose de un grupo cada vez mayor de anexos con los que, como pacientes y profesionales, tendremos que ir familiarizándonos.


Google+ Twitter Pin it! Linkedin share ­Deja tu comentario»»


Eyes-On, colocando las vías (intravenosas) del mañana

No es la primera vez que en este blog hablamos de un nuevo sistema para localizar venas y aumentar la precisión a la hora de pinchar al paciente. Hoy os hablo de otro más, que me ha llamado la atención: Eye-On, creado por Evena Medical. Unas gafas que, utilizando un sistema similar a las Google Glass, permite mostrar el recorrido de las venas directamente sobre las lentes, lo que supone la aplicación de tecnología de realidad aumentada para venopunciones.

Las gafas iluminan con una intensa luz en cuatro longitudes de onda específicas del espectro de luz infrarroja de onda corta, que penetra 10 milímetros en el tejido y es absorbida por la hemoglobina desoxigenada de la sangre venosa, pero reflejada por la sangre arterial, y otros tejidos,  ricos en oxígeno. Esto crea un contraste de áreas "oscuras" (las venas), y el resto de áreas más brillantes que proporcionan dos falsos colores que se incorporan a las cámaras 3D que reconstruyen el mapa de las venas mediante un sistema de imagen multiespectral. Como aparecen directamente sobre las lentes, el profesional puede mantener contacto visual con el paciente y tener las dos manos libres para manejar el instrumental.


Además, las gafas poseen Blueetooth, que permite enviar las imagenes recibidas a cualquier ordenador, ya grabadas en caso de que quisierámos volver a verlas en otro momento, pudiéndose añadir a la historia clínica del paciente. Y gracias a la conexión WiFi que posee, podemos enviar las imágenes a cualquier médico de cualquier parte del mundo que quiera ver el procedimiento en directo.

Si me preguntáis mi opinión, os diré de primeras que me parece un aparato chulísimo con un diseño futurista y un potencial aún por explotar en su totalidad (militares, en atención médica en sitios lejanos, accidentes, Unidades de Cuidados Intensivos...), pero aún tienen mucho trabajo para demostrar que la inversión es eficiente, pudiendo empezar, sobre todo por pacientes sobre los cuales es terriblemente difícil localizar venas para colocar vías y en casos de emergencia vital.


Google+ Twitter Pin it! Linkedin share ­Deja tu comentario»»


Tecnología móvil de bajo coste para el diagnóstico de la ceguera.

Existen 39 millones de personas ciegas en el mundo. El 80% vive en países de bajos recursos y la inmensa mayoría no tendría por qué estarlo.

Así comienza Andrew Bastawrous a contar el viaje que le llevó desde el Reino Unido a Kenia. Allí tuvo la idea de diseñar una aplicación para smartphones que, asociada a un accesorio fabricado por impersión 3D permite que personas con entrenamiento básico sean capaces de diagnosticar a pacientes con ceguera. Y todo por menos de 4€.


El invento se llama Peek y como podéis ver en el vídeo, permite obtener imágenes bastante similares a las que se toman con equipos mucho más caros y complejos. Así que hecho el diagnóstico, está en nuestras manos poner el tratamiento.



Google+ Twitter Pin it! Linkedin share ­Deja tu comentario»»


Veebot te quiere chupar la sangre

¿Dejarías que un robot te pinchara una vena?

Probablemente no, pero desde Veebot están empeñados en que en un futuro, las extracciones de sangre se automaticen, con el objetivo de reducir los errores asociados a la técnica y disminuir el número de punciones necesarias hasta lograr un buen acceso.

 

No se trata de algo baladí como pintarse las uñas o pelar una uva, pero qué demonios, si hemos metido robots multimillonarios en cirugías a corazón abierto, quien puede negarle a Veebot el derecho a cumplir su misión. Los creadores aseguran que a día de hoy es tan bueno como cualquier experto en venopunción, con un 83% de éxito a la primera.


Google+ Twitter Pin it! Linkedin share ­Deja tu comentario»»



Somos Medicina
Formatos
Publicidad
Acerca de | Preguntas Frecuentes | Funcionamiento | Colaborar | Contactar
Versión Móvil | Suscripción | Feed RSS | Por Correo | English
Cómo funciona / Anunciarse | Calidad / Compromiso

Recibe Somos Medicina en tu correo (un envío diario)

Copyright © Somos Medicina — Los contenidos se distribuyen bajo licencia Creative Commons .
Cada anotación tiene su página individual con enlace permanente .
Por favor utiliza ese enlace (la dirección web o URL ) al hacer menciones a estos contenidos.
(En portada esos enlaces están en los títulos de las anotaciones y en el símbolo del pie de anotación)
Gracias a: las abreviaturas médicas