Header Ads

Ser Médico Rural en la zona más pobre de Europa

Ejercer la Medicina Rural nunca ha sido fácil. Trabajar en un entorno sin medios técnicos, con escasos recursos humanos y una población generalmente empobrecida cuyas necesidades de asistencia son por tanto mayores que las de la población más rica.

Si en un país como el nuestro ya es complicado, en Rumanía ni te cuento. Es el segundo país más pobre de Europa y seguramente el más corrupto. Con una emigración de médicos que se cuenta por miles al año (11.000 entre 2009 y 2011), los salarios entre 350 y 800 € al mes para médicos con varios años de experiencia desde luego no ayudan. Y hablamos de médicos hospitalarios.

La mitad de los 20 millones de rumanos vive en los pueblos, sin embargo allí los recursos sanitarios son aun más escasos. Solo un médico de cada tres trabaja fuera de las grandes ciudades. Ninguno de los 25 ministros de sanidad que ha tenido Rumanía en los 27 años que han pasado desde la revolución anti-comunista ha propuesto ninguna solución para el renqueante sistema sanitario público.

Por suerte, los médicos rurales rumanos intentan paliar la escasez. Floarea Ciupitu es una de esas médicos rurales de Rumanía que intenta igualar la balanza para sus pacientes. A sus 61 años, la Dra. Ciupitu atiende a cerca de 1700 personas en la zona de Gangiova, próxima a la frontera con Bulgaria, el país más pobre de la Unión Europea.

Entre semana la Dra Ciupitu duerme en una vieja cama de hospital, en el piso de arriba del consultorio, no hay electricidad en las escaleras. Eso no impide que cada mañana su consulta esté llena, que todos se paren a saludarla por la calle y que la inviten a comer a sus casas. Es una más de las 1700 personas que intentan salir adelante en la zona más olvidada de Europa.



Las imágenes corresponden al recorrido de la fotoreportera Ioana Moldovan

No hay comentarios

Siéntete libre de expresar tus opiniones pero muestra respeto por los demás y por nuestra politica de contenido.

Con la tecnología de Blogger.