¡Nuevo!

Cable 203205: Trovan, Pfizer, Kano.

Pfizer

Al hilo de la pregunta que lancé a raíz del escándalo desatado por Wikileaks con el #cablegate y venía a sugerir que tarde o temprano empezarían a surgir voces que reclamen transparencia en el ámbito sanitario. Resulta llamativo que un sector público que maneja cerca uno de cada diez euros de las arcas púlicas esté tan poco sometido a procesos que garanticen que cada uno de esos céntimos se gasta de forma racional.

El caso es que desde que escribiera aquella nota ya han saltado dos cables de contenidos relacionados con el ámbito sanitario. El primero, una crítica-relato del embajador en Venezuela sobre la crisis sanitaria que vive el chavismo y a la financiación de Cuba a través de los programas Barrio Adentro que intercambia médicos cubanos por petróleo venezolano. El segundo es más inquietante y nos muestra otra vez hasta qué punto la Industria Farmacéutica teje telarañas para mantener una falsa apariencia de honradez absoluta mientras a nuestras espaldas trafican con vidas humanas.

Se trata del cable 203205 enviado por la embajada de Abuja, capital de Nigeria. Clasificado como confidencial. Este documento redactado en 2009 relata varios encuentros del embajador con representantes de la farmacéutica Pfizer, del texto podemos extraer además de una idea bastante clara de los sucesos una evidencia del nivel de inmoralidad que esconde Pfizer.

Durante estos encuentros el tema principal no podía ser otro que el del experimento de Kano, una especie de Experimento Tuskegee a la africana. En 1996 y en plena epidemia de meningitis en el África sub-sahariana Pfizer llegó a la región de Kano (norte de Nigeria) con la intención de realizar un ensayo clínico para demostrar la eficacia de su novedosa quinolona (trovafloxacino) frente a otro antibiótico de la misma familia. De la noche a la mañana los niños que estaban siendo tratados con Trovafloxacino empezaron a sufrir graves efectos secundarios. Tan rápido como habían llegado, los investigadores de Pfizer desaparecieron del lugar dejando a decenas de familias a su suerte. Varios años tardó en llegar la noticia desde Kano hasta la capital de Nigeria.

Afortunadamente el asunto llegó a oídos del periódico The Washington Post quienes descubrieron la unión entre estas muertes y el supuesto experimento de Pfizer en la zona con un fármaco para el que no se habían desarrollado previamente pruebas necesarias de seguridad. ¿Os suena la historia? Resulta que en 2001 John le Carré publicaba "El Jardinero Fiel", lanzada a la fama en 2005 con la película homónima. La novela estaría inspirada por los sucesos de Kano.

Salud y Dinero

Volvamos a las revelaciones de Wikileaks. En abril de 2009 los abogados de Pfizer llegan a un acuerdo con el gobierno local de Kano por 75 millones de dólares con los que pagar los costes legales (10M), financiar el sistema de salud de la región (30M) e indemnizar a las víctimas (35M). Este dinero sería gestionado por un organismo independiente, cuánto recibirán las familias, no se sabe. Todo esto ya era de dominio público, aunque poco conocido.

La revelación viene en el relato de la segunda reunión, cuando los abogados Joe Petrosinelli y Atiba Adams cuentan cómo se llevaron a cabo las negociaciones para alcanzar el acuerdo. Por una parte Pfizer recurrió a Yakubu Gowon, dictador militar de Nigeria en 1966-1975 que logró rebajar la cifra de 150 millones a los 75 millones de dólares y además convenció al actual Presidente para retirar los dos procesos judiciales en la corte federal. En África la separación de poderes es un espejismo. Si bien recurrir a un antiguo dictador militar no parece algo muy ético para evitar unos juicios la segunda vía de "negociación" utilizada por Pfizer todavía lo es menos.

Pfizer contrató a unos investigadores privados para destapar los, por otra parte abundantes, negocios sucios del procurador general (o fiscal general) de Nigeria. Con estos datos en la mano presionó al gobierno para que paralizara la investigación. Y lo logró, un mes más tarde de estas reuniones entre representantes y embajador se hizo público un acuerdo muy beneficioso para Pfizer. Sin embargo la empresa no ha quedado satisfecha y acusa al gobierno nigeriano de atacarles por motivos políticos ya que otras organizaciones como MSF también habrían administrado Trovafloxacino a niños con meningitis. Aunque esto contradice la versión de los hechos que aparece en el resumen realizado por una corte del distrito de Nueva York que está juzgando las denuncias de las familias nigerianas Abdullahi I, 2002 U.S. Dist. LEXIS 17436 at *4-7.

Para añadir un tono más novelesco si cabe al caso, los papeles de la investigación desaparecieron en octubre de 2009 de la sede del Ministerio de Salud de Kano y del Hospital de Enfermedades Infecciosas donde se llevó a cabo el ensayo. Algo que complicará sobremanera el proceso que las familias están llevando a cabo en Estados Unidos. En fin, que la compañía se ha limitado a lanzar un comunicado en formato pdf para calificar de ridículas las acusaciones mientras ya nadie duda cuál es la realidad. Pero eso es material para otro artículo.

Otros enlaces de interés y bibliografía

3 comentarios:

  1. Mira esto Aitor.

    http://www.vanityfair.com/politics/features/2011/01/deadly-medicine-201101?printable=true#ixzz16xNpaZi3

    Me parece una recopilación bien interesante.
    Yo sacaré una nota el 14 sobre el tema...
    Título (te adelanto):

    Del "of-shoring" en investigación clínica y/o el "deconstruir*" la "Doctrina Acebillo..."

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Además...
    Para Pfizer..."todo esto" no deja de ser un "absurdo"...
    Tiene coj...la cosa.

    http://www.ft.com/cms/s/0/a57be4ea-0483-11e0-a99c-00144feabdc0.html#axzz17m2X5bS1

    ResponderEliminar
  3. Sí, lamentable. Lo leí y comenté por Twitter, pedí a Pfizer España alguna explicación y todavía estoy esperando.

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tus opiniones pero muestra respeto por los demás y por nuestra politica de contenido.