Header Ads

Seis terribles casos de Mala Praxis que no querrías cometer (I)

Cualquier viaje a la oficina del médico consiste en un compromiso bastante sencillo: usted pone su seguridad personal en manos de esa persona que fue a la facultad durante seis años, para arreglar algo de lo que no tiene ni la más remota idea. Pero como en todas las profesiones, algunos médicos son mejores que otros, e incluso los médicos tienen días buenos y días malos.

Y luego, están los médicos que deciden ser creativos a la hora de encontrar formas de hacer del mundo un lugar aterrador. Espero, amigos, que nunca os pillen en algo similar:

#6 "Señor, me temo que sin querer hemos amputado su pene"

doctor Riviera, las malas praxisWilliam Morrison se sometió a una prueba que requería hacer un lavado de su pene en una solución del tres al cinco por ciento de ácido acético. Desde luego escribir las palabras "ácido" y "pene" en la misma frase pone los pelos de punta. Pero eso no significa que todo vaya a ir mal ¿verdad?. Cuando finalmente llegó el momento, el señor Morrison la sumergió en una solución al 72 %.

Un caso raro ¿no es cierto? seguramente los médicos tienen mucho más cuidado cuando está en juego la integridad de sus pacientes.

No en el caso del médico mejicano Francisco Javier Valentin y Ortiz, que pese a su nombre de torero no era muy hábil con los objetos punzantes y se llevó por delante el pene de un paciente mientras practicaba una circuncisión.

Pero estos dos son sólo buenos candidatos para nuestras Olimpiadas de amputaciones de penes, la medalla de oro se la lleva un médico rumano, Naum Ciomu. Mientras operaba el miembro de un pobre tipo con un escroto extrañamente abultado perdió los nervios y cortó por lo sano el pene del paciente con su bisturí, lo puso sobre la mesa de operaciones y lo hizo pedacitos ante la atónita mirada del equipo de enfermeras. Parece ser que estaban demasiado preocupadas pensando en diferentes maneras de decir "¿Qué narices está pasando?" como para detenerlo. Ciomu alegó enajenación mental a causa de unos problemas personales. Ya sabes, como cuando te sales de tus casillas y golpeas la pared. Es como eso salvo porque redujo el pene de un hombre a confeti. La historia terminó con la suspensión de la licencia, una multa de 100.000 £ y un reluciente pene afuncional hecho con piel del brazo.

#5 Curación sexual

La salud mental puede ser un tema delicado. Por ejemplo, al ir a visitar a un psiquiatra conviene asegurarse de que no está más loco que tú. Un modo de saberlo sería que el psiquiatra comience por pedirte que le llames "madre".tarjetas psicológicas, recordar

Lo que nos lleva a Margaret Bean-Bayon, psiquiatra de la Facultad de Medicina de Harvard. Estaba tratando a un alumno de la facultad que acudió a ella porque se encontraba sólo. Según la buena de la doctora, el paciente habría sufrido severos abusos en su infancia y estaba ahora enganchado las drogas y el alcohol, haciendo frente a una ansiedad y rabia abrumadoras y tenía tendencias sociópatas. Todo era extraño porque ningún médico había logrado diagnosticar nada de esto en aquel pobre chico.

El curso del tratamiento fue exactamente el que imaginas dado el pobre estado mental del joven: varios miles de páginas con fantasías sadomasoquistas escritas por la doctora, y un intenso esfuerzo para lavarle el cerebro al chico y hacerle creer que era un niño y la doctora su madre. Entre otras cosas, la psiquiatra entregó al paciente unas tarjetas con frases como "Yo soy tu madre y te quiero y tu me quieres mucho" que le ordenó leer hasta memorizarlas y creerse lo que decían.

La familia del paciente presentó una denuncia una vez que el chico acabó por suicidarse. Y aunque la doctora reconoció que el tratamiento era "poco convencional", negó haber actuado mal.

#4 Reconstrucciones vaginales no consentidas

El Dr. James Burt, realizó cirugía vaginal reconstrutiva en mujeres, algo que puede sonar perfectamente normal hasta que uno se da cuenta de que no habían sido demandadas por las pacientes.

Aprovechando las cicatrices derivadas de las lesiones intraparto el Dr. Burt operó sin su consentimiento a unas 2000 mujeres en Ohio e incluso se jactó de escribir un libro llamado "La Cirugía del Amor" en 1975 sobre dichas intervenciones.

Libro de James Brunt, La cirugía del amor

Mientras tenía a las mujeres sobre la mesa se dedicaba a trastear con su anatomía, cortando, reposicionando y alterando incluso las paredes con la intención de "aumentar la respuesta sexual".

¿Cómo es posible que no se le detuviera antes?, aunque se presentaron doce cargos de mala praxis, las causas se prolongaron cuando sus colegas se negaron a testificar en su contra. Finalmente renunció voluntariamente a su licencia.



Puedes seguir leyendo la segunda parte de este artículo en
Seis terribles casos de Mala Praxis que no querrías cometer (II)

Esta serie de artículos está traducida y adaptada de los casos narrados en Cracked.

2 comentarios:

  1. ¿Quién se robó el "post" de "cracked.como"? sólo lo traducieron:

    http://www.cracked.com/article_17429_the-6-most-terrifying-medical-malpractice-cases-ever.html/?utm_source=facebook&utm_medium=fanpage&utm_campaign=new+article&wa_ibsrc=fanpage

    ResponderEliminar
  2. El artículo no se "robó" de ningún sitio, se pidió permiso para traducirlo y adaptarlo, tal y como se referencia al final del artículo (que puedes seguir leyendo en su segunda parte)

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tus opiniones pero muestra respeto por los demás y por nuestra politica de contenido.

Con la tecnología de Blogger.