¡Nuevo!

Poniendo Coca en la Cola

"La historia de la cocaína: de la realeza al popular refresco...

Sorprendente como suena, la Coca-Cola tomó su nombre de uno de sus ingredientes originales: la cocaína. Y aunque la droga es ahora ilegal, esto no fue siempre así. Pero, ¿cómo se hizo tan popular, qué produjo su caída, y cómo acabó en la Coca-Cola?

  • Ingrediente natural

La cocaína es producida de forma natural en las hojas de la planta de Coca, un arbusto autóctono de las estribaciones de la Cordillera de los Andes en Perú y Bolivia. La planta de coca es muy importante para los Incas de América del Sur entre los que su uso estaba reservado, al menos inicialmente, a la realeza y a diversas ceremonias. Sin embargo, como el poder de las clases dominantes disminuyó, el uso de coca se extendió entre la sociedad Inca.

Esta era la situación cuando los conquistadores españoles llegaron en el siglo 16 quienes descubrieron que podían hacer que la población nativa trabajar con más ahínco y más horas en la enrarecida atmósfera de los Andes si se les permitía masticar hojas de coca. Normalmente hacían una especie de bola con las hojas de coca y algunos materiales alcalinos, como la cal. Mantenían la bola en la boca, donde la saliva separaba la cocaína de las hojas produciendo una leve euforia, supresión del hambre y aumento de la resistencia física.

  • Esto es Coca

Se realizaron intentos esporádicos para transportar las hojas de coca a Europa durante los dos siglos posteriores. Pero habitualmente no sobrevivían al viaje y no fue hasta 1863 que el químico corso Angelo Mariani, después de haber oído hablar de hojas de coca, elaboró lo que él llamó Vin Mariani mediante la mezcla de hojas de coca con vino de Burdeos. El alcohol del vino ayudó a extraer la cocaína y este se volvió inmensamente popular en Europa a fines del siglo 19. La Reina Victoria lo probó ¡e incluso el Papa, que apareció en la publicidad de la bebida y le dio una medalla papal!

En los EE.UU., un farmacéutico de Atlanta, John Pemberton, produjo El Vino Francés de la Coca de Pemberton, que era como Vin Mariani, pero aromatizado con extracto de Nuez de Kola que también aportó al cóctel otro estimulante, la cafeína. Se hizo muy popular, pero con su prohibición debido a la Ley Seca ideó una nueva bebida con jarabe de azúcar para sustituir el alcohol. Llamó a la bebida Coca-Cola y se vendía en los tiradores de refrescos mezclada con aguas carbonatadas. Más tarde, cuando los problemas relacionados con la cocaína se conocieron, fue eliminada y la bebida se convirtió en lo que es hoy.

  • Sobre la cocaína

Aunque las hojas de coca contienen cocaína, los usuarios sólo suelen ingerir pequeñas cantidades de la droga, y lo mismo cabe decir de las mezclas con vino. Podría haber acabado allí ya que la cocaína pura no apareció en escena hasta más tarde. Esto ocurrió a finales del siglo XIX cuando los químicos comenzaron a identificar y aislar los principios activos de muchos productos naturales y remedios populares, incluyendo la cocaína.

La disponibilidad de principios activos puros posibilitaba a los médicos poder empezar a probar sus efectos sobre el organismo, rápidamente se sugirieron dos usos. Experimentando en sí mismo, un oftalmólogo austriaco llamado Karl Koller demostró que la cocaína podría ser utilizado como un potente anestésico local, en particular en la cirugía ocular y odontología. La cocaína sigue siendo empleada para estos fines, en determinadas circunstancias, incluso como enjuague bucal para eliminar el dolor de los pacientes sometidos a trasplante de médula ósea, aunque hoy en día suelen usarse las formas sintéticas más seguras de la droga, como podría ser la lignocaína, que carecen de efectos secundarios psicoactivos. La cocaína también provoca vasoconstricción (estrechamiento) de los vasos sanguíneos, lo que la convirtió en una droga muy útil en cirugía menor debido a que una inyección en la piel no sólo aliviaba el dolor, si no que además ayuda a la hemostasia (limita la pérdida de sangre).

La droga también se prescribió para el tratamiento de alteraciones psiquiátricas, y un defensor de la cocaína fue Sigmund Freud. Había oído hablar de los incas y su uso de las hojas de Coca y comenzó a utilizarla en su práctica médica para el tratamiento de la fatiga nerviosa. También se trató a sí mismo y era muy entusiasta acerca de los efectos positivos. En un artículo que escribió acerca de la experiencia, titulado "Sobre la cocaína", ensalza las virtudes del fármaco, en particular su capacidad para inducir sentimientos de euforia, alerta, energía y la falta de apetito.

Tras la aprobación de Freud, la cocaína fue muy utilizada por los médicos para tratar la ansiedad y la depresión. Por desgracia esto condujo a algunos pacientes el desarrollo de psicosis, y Freud fue muy criticado.

Contrariamente a la creencia popular, la droga puede inducir una fuerte dependencia psicológica, que impulsa a los usuarios a tratar de repetir su experiencia de "subidón". Tras el uso de la droga, algunos usuarios experimentan un "choque de cocaína", con síntomas depresivos que son contrarios a los experimentados, durante el "subidón". El uso prolongado también puede conducir a graves dependencias y, en algunos casos, a la enfermedad mental o la muerte. La droga también se asocia con problemas vasculares incluyendo enfermedades cardíacas y derrame cerebral debido a la oclusión (cierre) de arterias, y las personas que esnifan cocaína con regularidad desarrollan necrosis (destrucción) del tabique nasal por la misma razón.

Tales eran los problemas asociados con su uso por los que desde comienzos a mediados de siglo 20 hubo algo de pánico moral asociado a la cocaína y fue declarada ilegal. Pero, a pesar de esta prohibición es aún ampliamente utilizada, especialmente por aquellos que pueden permitírselo. De hecho es conocida la cita de Robin Williams: "la cocaína es la manera de Dios de decir que estás haciendo demasiado dinero". Se ha estimado que Europa se gasta un billón de euros en cocaína cada año, alimentando los ciclos de crimen, desarraigo social, indigencia y desempleo.

  • ¿Cómo funciona la cocaína?

Los efectos psicológicos de la cocaína, al igual que la euforia, se producen cuando la droga altera ciertos aspectos de la química cerebral. La función cerebral depende de transmisiones eléctricas y señales químicas que se comunican las células nerviosas. Las señales químicas consisten en la liberación y la captación de una serie de sustancias del cerebro denominadas neurotransmisores. La cocaína interfiere con las acciones de uno de estos neurotransmisores llamado dopamina, que normalmente es responsable de la sensación de recompensa y placer.


Cuando la dopamina se libera de una neurona en el cerebro cumple su función al unirse a estaciones de acoplamiento químico llamadas receptores, que están presentes en todas las células nerviosas. Los efectos de la dopamina terminan cuando ésta se reabsorbe hacia el interior de las células gracias a unos transportadores de dopamina. La cocaína se une a este transportador y lo bloquea que, haciendo imposible que la dopamina se elimine del sistema, por lo que su señal es más prolongada e intensa haciendo que los consumidores sientan placer y euforia.

  • ¿Qué podemos aprender de la historia de la cocaína?

Uno de los aspectos más interesantes de la historia de la cocaína es que muestra cómo el uso de los derivados de una planta como las hojas de coca pueden plantear pocos problemas debido a que los niveles de droga activa son relativamente bajos. Sin embargo, la disponibilidad de la droga pura, la cocaína, permite el consumo de niveles más altos, provocando dependencia, psicosis, privación social y delincuencia. Sin embargo, a pesar de esta accidentada historia de las hojas de coca siguen siendo utilizados en algunas partes de América del Sur, donde son una parte importante de la cultura y se utilizan como té de hierbas y como tratamiento para los turistas que sufren de soroche, también conocido como mal de altura.

- Octubre de 2008
  • Sobre el autor
Philip Strange es profesor de Farmacología en la Universidad de Reading. Investiga entorno a los mecanismos de acción de drogas. También le gusta la enseñanza, e intenta en la que interesar a los estudiantes en los aspectos más amplios de la ciencia. Se le concedió el segundo premio en la Competición Nacional de Escritura Ciencia-Cerebro en 2008."

Traducción de Aitor Guitarte del artículo Putting de coke in the Coke publicado en The naked scientists por el Profesor Philip Strange el octubre de 2008. El artículo posee copyright, nos hemos limitado a traducir el artículo y modificar las imágenes para optimizarlas para nuestra web.

1 comentarios:

  1. Creia q lo d la cocaina en la cocacola ERA UN TIMO!!!!

    JAJjajaJaJAa q grande el papa anunciando el vino frances con cocaina!!!!

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tus opiniones pero muestra respeto por los demás y por nuestra politica de contenido.