¡Nuevo!

Virus de RNA +: Virus C (HCV)

 Vamos con una entrada monográfica sobre el virus de la hepatitis C y que podéis utilizar para vuestros apuntes de Microbiología .    
  • Generalidades
ilustración en 3D de un HCV o virus de la hepatitis C  Los virus RNA de cadena positiva (RNA+) constituyen más de un tercio de todos los géneros virales conocidos, y causan numerosas e importantes enfermedades de gran alarma social, como el SARS, encefalitis, fiebres hemorrágicas, hepatitis, etc. Su característica general es la de poseer un genoma de una o varias moléculas de RNA con la misma polaridad que un RNA mensajero celular. 


 El genoma replica en el interior de la célula huésped, generando copias de RNA de polaridad negativa que sirven como intermediarias en la síntesis del RNA de cadena positiva para nuevos Virus C. La replicación del genoma ocurre generalmente, aunque no en todos los casos, en el citoplasma de la célula infectada y en asociación con membranas lipídicas.

 La familia de virus RNA+ denominada Flaviviridae está formada por tres géneros: Flavivirus, Pestivirus y Hepacivirus, siendo estos dos últimos los más relacionados entre sí. El único miembro del género Hepacivirus descubierto hasta la fecha, el virus de la Hepatitis C (HCV), infecta a humanos y chimpancés. Es un virus pequeño (50 nm), con envoltura y con una sola cadena de ARN + que incluye dos regiones no codificantes en los extremos 5’ y 3’.. Se replica principalmente en los hepatocitos del hígado causando la hepatitis C, aunque hay controversia de si pueden también hacerlo en linfocitos o monocitos.
  • Genómica 
genoma, proteinas, proteasas y poliproteína del HCV o virus de la hepatitis c
 Los aproximadamente 9600 nucleótidos en los que está compuesto el genoma del HCV codifican para una única poliproteína de aproximadamente 3000 aminoácidos, que es la precursora de al menos 10 proteínas maduras: C-E1-E2-p7- NS2-NS3-NS4A-NS4B-NS5A-NS5B. Esta poliproteína es procesada por proteasas para generar las proteínas maduras. Las proteínas estructurales se generan mediante el procesamiento de la poliproteína por proteasas celulares mientras que las proteínas no estructurales son el resultado del procesamiento mediante protesas virales (NS2-NS3 o NS3-NS4). Las proteínas estructurales son C, E1 y E2. C es la proteína de la nucleocápsida que une y encapsida el RNA viral. Las proteínas E1 y E2 son las glicoproteínas virales y se localizan en la envuelta lipídica del virus. La proteína p7 es un canal iónico cuya función no está totalmente establecida. Las proteínas no estructurales (NS), denominadas NS2, NS3, NS4A, NS4B, NS5A y NS5B, están implicadas en el procesamiento de la poliproteína y en la replicación del genoma.
  • Replicación
 El HCV sigue una estrategia replicativa similar a la de otros virus RNA+. El virus accede al interior del hepatocito por unión a receptores de su superficie, dos presuntos receptores del HCV son el CD81 y el SR-BI. Una vez que se ha infectado la célula y se ha desencapsidado, la región IRES promueve la traducción de la región codificante para dar lugar a la poliproteína, que es procesada para generar las proteínas maduras. De ellas, la proteína NS5B, al presentar actividad RNA-polimerasa dependiente de RNA (RdRp), es la pieza central de la maquinaria replicativa que usa el genoma viral como molde para la transcripción de una molécula de RNA complementaria de cadena negativa. 

 La cadena negativa sirve como molde para la síntesis de nuevas moléculas de RNA de polaridad positiva, que pueden ser empleadas para traducirse, replicarse o bien empaquetarse en los virus progenie. A diferencia de las polimerasas del hospedador que catalizan la transcripción y replicación del DNA en el interior del núcleo de la célula, la polimerasa del HCV se localiza asociada a la cara citoplásmica de la membran lipídica del retículo endoplásmico (ER). Finalmente, la progenie viral es encapsidada en asociación con membranas intracelulares y alcanza el medio extracelular a través del aparato secretor de la célula.
    • cuestiones específicas de la replicación y mutaciones.
 Un hecho que diferencia la actividad de las maquinarias replicativas de los virus RNA respecto a las maquinarias celulares, tanto de procariotas como de eucariotas, es la fidelidad de copia de cada una de ellas. Así, las DNA polimerasas celulares son consideradas maquinarias muy fieles, mientras que las RNA polimerasas virales presentan tasas de error mucho mayores. La polimerasa del HCV (NS5B) no presenta actividad correctora de errores y se ha podido calcular que se equivoca en la copia de aproximadamente 1 a 10 nucleótidos de cada genoma en cada generación. 

 Dicha tasa de error es la responsable de la generación de estructuras poblacionales denominadas cuasiespecies, en las que los genomas de los virus que infectan un mismo organismo, e incluso la misma célula, son diferentes entre sí aunque están íntimamente relacionados. Esta variabilidad, junto a la explosiva tasa de replicación de los virus RNA+ (~1012 partículas nuevas de HCV cada día) confiere a la población una elevada capacidad de adaptación a cambios ambientales, incluyendo la respuesta inmune o el tratamiento antiviral.

  • Epidemiología y prevención.
 La alta variabilidad, unida a la alta prevalencia en todo el mundo, ha conducido en el caso del HCV, al igual que con otros virus RNA+, al establecimiento de diferentes genotipos. Para el HCV, los genotipos descritos hasta la fecha se han denominado con los números del 1 al 6. Estos genotipos se diferencian entre sí, no solo en su prevalencia geográfica, sino también en la progresión de la enfermedad y la respuesta al tratamiento.

mapa de la distribución por prevalencia mundial del HCV o virus de la hepatitis C en 1999

 En 2006 se habló del estudio de una posible vacuna frente al HCV probada en humanos y en 2007 saltaron noticias sobre experimentos en primates. Pero de momento nada que nos haga vaticinar una victoria cercana frente al Virus C.
  •  Tratamiento
 Hasta la fecha, el único tratamiento autorizado consis
te en la administración de interferón (IFN) en combinación con ribavirina (RBV)
. Los interferones empleados actualmente en la clínica son de tipo 1 y, como el resto de los miembros de esta familia, presentan actividades antivirales, antiproliferativas e inmunomoduladoras. La respuesta al tratamiento con IFN depende de un gran número de factores, siendo los más importantes, el genotipo del virus y la carga viral. Así, las respuestas mantenidas se obtienen en mayor medida en aquellos pacientes infectados con genotipos 2 y 3, y que presentan cargas virales bajas. La resistencia al tratamiento con IFN ha podido ser asociada a la secuencia de la región ISDR, que forma parte de la secuencia codificante para la proteína NS5A.


 En conclusión, los tratamientos actuales resultan muy limitados, además de sus reprochables efectos secundarios y contraindicaciones. Además como sudece en el caso del VIH es necesaria la aplicación de tratamientos combinados para luchar contra las cepas resistentes que puedan crearse con motivo de la elevada tasa de replicación y de mutación.




La vacuna de la gripe no es efectiva Mito desmitificado.
Pasado y Futuro de las Células Madre Parte I del monográfico.
El día a día de las Células Madre Parte II del monográfico.
Apuntes de Medicina Otros recursos para descargar o para leer en el blog.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Siéntete libre de expresar tus opiniones pero muestra respeto por los demás y por nuestra politica de contenido.